Deus Ex: Human Revolution

El viernes se publicó en España el Deus Ex: Human Revolution, precuela del primer Deus Ex, que salió a la venta en el año 2000. En el juego nos ponemos en la piel de Adam Jensen, jefe de seguridad de la empresa de biotecnología Sarif Industries y contrario a la tecnología de aumentos que, por devenires de la vida (del guión en este caso) se verá obligado a usar.

A nivel jugable, el juego es dificil de encasillar, acercándose más a los RPG, de los cuales incorpora la toma de decisiones, diversas vías de afrontar una misma situación, evolución del personaje, misiones secundarias e inventario que a los FPS, de los cuales toma su perspectiva y poco más. Realmente depende del jugador que el parecido sea mayor o menor, puesto que siempre podemos entrar en una habitación e iniciar un tiroteo para solventar una situación dada. A medida que se vaya desarrollando el juego veremos, no obstante, que existen otras vías para solventar las misiones, a menudo más gratificantes y que nos darán más puntos de experiencia para el personaje, haciendo que exploremos a fondo el escenario en busca de rutas alternativas tales como conductos de ventilación, paredes débiles y escaleras de mantenimiento para avanzar, al más puro estilo Splinter Cell. Como apunte, decir que el juego puede pasarse al completo sin ser visto por los enemigos ni matar a ninguno solo, a excepción de una serie de jefes finales obligatorios. Estos jefes plantean un reto entre aceptable y frustrante, dependiendo de que descubramos la táctica de ataque adecuado, y que contemos con habilidades que nos faciliten dicho enfrentamiento.

En cuanto al apartado audiovisual, el juego presenta unos gráficos buenos (en momentos me recuerdan al motor gráfico Source, de Valve, aunque no sé si es el que ha sido empleado), que, aunque quedan lejos de lo mostrado por juegos como el Crysis 2 y muchos FPS de hoy en día, se me antojan más que suficientes para este Deus Ex, que además presenta una ambientación magnifica, con una estética que a veces recuerda a Blade Runner. En cuanto a la música, la banda sonora del juego ha sido compuesta por Michael McCann, y acompaña de forma muy acertada al juego.

Respecto a la duración, nos encontramos con un juego bastante largo, con una duración variable entre las 15-20 horas si sólo terminamos la campaña principal, y bastante más si queremos hacer todas las misiones secundarias. Como ejemplo, comentar que a mi me ha llevado cerca de 18 horas terminar el juego, sin haber explorado todos los escenarios que ofrece el juego (pocos a nivel de localización, pues hay 5 localizaciones distintas, aunque cada una considerablemente extensa, encontrándonos con edificios o complejos con bastantes plantas de profundidad o altura), y optando por la vía directa en algunas misiones, en lugar de buscar rutas alternativas.

En conclusión, un gran juego, el cual esperaba con bastantes ganas, y que no solo no me ha defraudado, sino que ha superado ampliamente las expectativas que tenía de él. De lo mejor que ha salido este año.

 

Anuncios

Alice: Madness Returns

Hace poco pude hacerme con el videojuego de Alice: Madness Returns, segunda parte del Alice American McGee, publicado en el año 2000. Ambos juegos se encuentran ambientados en el universo descrito por Lewis Carroll en la obra de Alicia en el pais de las Maravillas.

Adentrándome ya en el juego, el Madness Returns continua con la historia comenzada en el primero, con una Alicia ya adolescente, intentanto superar el trauma de la muerte de su familia. No me adentraré más en la historia, pues merece la pena ir descubriéndola tal y como la han pensado sus creadores, pues tanto la historia en si misma como su manera de contarla no están exentas de cierta “locura” que impregna todo el juego, y que en algunos puntos me confundió, no dejándome claro su rumbo hasta avanzado el juego.

A nivel gráfico, el juego emplea el Unreal Engine, bastante visto en esta generación, pero con una personalización bastante grande (la verdad, si no fuese porque el juego lo indica al comienzo, y por la característica carga por etapas del UE, no habría pensado que se trataba de dicho motor). Cada una de las localizaciones del juego tiene un ambiente propio, desde el Londres real donde vive Alicia, con tonos grises apagados, y una sensación de decadencia muy marcada, a los distintos parajes del País de las Maravillas, mucho más coloridos que el primero, pero aún así diferentes entre si. A lo largo de 6 actos iremos visitando diferentes localizaciones, aunque cada uno de ellos tendrá una temática particular.

A nivel jugable, el juego mezcla, como otros tantos juegos, zonas de plataformas con otras de acción más directa. Las zonas de plataformas son las más abundantes en el juego, a pesar de que a mi no se me hicieron repetitivas, gracias precisamente al cambio de temática de cada uno  de los mundos. En cuanto al combate, este es bastante simple, sin tener un abanico de combos como en otros juegos más orientados a la acción. Aún asi, son bastante entretenidos, aunque lleguen a convertirse en repetitivos en algunos momentos.

En resumen, un juego bastante entretenido que me ha sorprendido gratamente.